Arquitectura: Las Cimentaciones

Arquitectura: Las Cimentaciones

 

SI NUESTRO PROCESO DE FORMACIÓN EMPEZARÁ DESDE LA CIMENTACIÓN TENDRÍAMOS MENOS PROBLEMAS DE SUSTENTACIÓN

cimentacion

Arquitectura: Las Cimentaciones

 En arquitectura, como en casi todo en la vida, hay establecidas unas pautas para la correcta realización de los trabajos, un punto de partida y una meta o punto final. El punto de partida para comenzar cualquier construcción son los cimientos.

Seguro que habéis escuchado alguna vez de la importancia de las cimentaciones en dichos populares como “Sobre un buen cimiento se puede levantar un buen edificio, y el mejor cimiento y zanja del mundo es el dinero.”  Pues bien este dicho, como la gran mayoría si no todos, tiene una buena base en la realidad, o dicho de otra forma, buenos cimientos en los que asentarse.

Las cimentaciones son por tanto la base en la que se asienta toda construcción, o dicho más técnicamente, una serie de elementos estructurales que se encargarán de transmitir las cargas que la estructura habrá de soportar al suelo, teniendo además que distribuirlas para no sufrir sobrecargas. Debido a esto, y a que la resistencia del suelo, por regla general, es menor que la de los muros y pilares a soportar, la superficie que ocupan estas cimentaciones siempre será mayor que los elementos a soportar.

Este es el principal cometido de los cimientos pero no el único. Además de soportar esas cargas los cimientos han de ser lo suficientemente resistentes para no romperse por esfuerzos cortantes, ser capaces de soportar esfuerzos de flexión producidos por el terreno, soportar igualmente los posibles movimientos del terreno, así como las agresiones de éste y el agua, si la hubiera.

Como es de esperar existen diferentes tipos de cimentaciones dependiendo de las condiciones del terreno: cohesión, magnitud de cargas, ángulo de rozamiento interno, nivel freático… Teniendo en cuenta estos factores se calcula la capacidad portante que nos ayudará a determinar el tipo de cimientos a utilizar.
La clasificación según el tipo de cimentación se puede hacer en dos tipos básicos: Superficial y Profunda. Éstas a su vez se ramifican según las necesidades de cada proyecto:

  • Superficial ó Directa
    • Cimentaciones Ciclópeas
    • Zapatas
      • Aisladas
      • Corridas
      • Combinadas
    • Losas de Cimentación
  • Profunda

Vamos a comentar brevemente las principales características y usos de cada una.

Cimentaciones Ciclópeas

Consiste en la aplicación de hormigón mezclado con piedras de tamaño medio, para economizar, lanzándolas desde el punto más alto de la zanja sobre el hormigón, debiendo quedar las piedras totalmente envueltas de hormigón. Se utiliza en terrenos cohesivos que no produzcan desprendimientos de tierras.
Son baratos y fáciles de aplicar.

Zapatas Aisladas

Son el tipo de zapata más sencillo. Se utilizan como base para los pilares para que éstos tengan una mayor superficie en la que apoyar y así repartir mejor las cargas que soporten. Se utilizan en terrenos de naturaleza heterogénea, intentando con ellas igualar y estabilizar la construcción.

Zapatas Combinadas

Son las usadas para dos o más pilares

Zapatas corridas

Se podrían considerar como el resultado de unir varias zapatas aisladas en una única zapata más grande. Se utilizan para dar asiento a hileras de pilares o muros de carga, actuando como una viga. Las dimensiones de estas zapatas son variables pero se ha adoptado una altura mínima para ellas de unos 3dm.
Se utilizan en terrenos ne los que es necesario homogeneizar las cargas por la naturaleza defectuosa de aquel.

Losas de Cimentación

Se utilizan en terrenos mayormente homogéneos y se apoyan directamente sobre el terreno, soportando de esta manera grandes esfuerzos de flexión

Cimentaciones profundas y semiprofundas

Este tipo de cimentaciones se utilizan construcciones en las que el terreno no permite la colocación de cimientos superficiales, siendo el mejor y más claro ejemplo de esto son los cimientos de madera de las construcciones de Venecia.
Éstas se dividen en:

  • Micropilotes
  • Arcos de ladrillo o Mampostería
  • Muros de contención
  • Pozos de cimentación
  • Pilotes: Se clavan o construyen en hoquedades realizadas en el terreno
  • Pantallas
    • Isostáticas: una línea de anclajes
    • Hiperestáticas: varias líneas de anclajes

Esperamos que os haya resultado interesante esta pequeña introducción al maravilloso mundo de la cimentación.

 

 

 

 

Arquitectura: Las Cargas Estructurales

Las Cargas Estructurales

 

Según la Universidad de Castilla-la Mancha: El análisis estructural consiste en la determinación del efecto de las acciones sobre la totalidad o parte de la estructura, con objeto de efectuar las comprobaciones de los Estados Límites Últimos y de Servicio

Según esta misma Universidad y sus publicaciones “el análisis estructural proporciona resultados a nivel global y seccional. También debe servir para determinar el comportamiento a nivel local de aquellas zonas singulares donde las clásicas hipótesis de la resistencia de los materiales no sean de aplicación (las próximas a cargas concentradas, nudos, cambios bruscos de sección…)”.

Cuando hablamos de “cargas” tenemos que tener en cuenta que existen más de un tipo de cargas, entre las que vamos a destacar las siguientes:

– Cargas Muertas
– Cargas Vivas
– Cargas de Sismo
– Cargas de Viento

Las cargas muertas son aquellas que actúan sobre la estructura durante toda la vida de ésta e incluyen todos los elementos de la misma (vigas, techos, pisos, cubiertas..), por lo que también se las conoce como cargas “permanentes” y se representan con la letra “D” (dead=muerto). La principal carga muerta de cualquier estructura es la propia estructura, su peso.

Las cargas vivas son aquellas que se originan por el uso u ocupación de la construcción, identificándola. Dentro de estas cargas se incluyen elementos tales como personas, objetos móviles y divisiones que puedan cambiar de lugar. Estas cargas actuan durante un período determinado y corto de tiempo, incluyéndose en ellas el impacto. Otro nombre con el que se les conoce es el de cargas de “ocupación” y suelen ser bastante difícil de evaluar.
Dentro de este tipo de cargas existen las específicas para bodegas, que dependen del material y la altura de almacenamiento, y para puentes, que son un campo muy especial.

Las cargas de sismo son las ejercidas por los movimientos sísmicos en las estructuras y dependen de la situación respecto a las zonas de actividad sísmica en que encuentre. Éstas producen reacciones de inercia en las estructuras. La respuesta de las edificaciones frente a los sismos depende de:
– la rigidez de la estructura
– la distribución de la masa
-el tipo de suelo
– las características del sismo

Las cargas de viento son aquellas que ejercen o producen presión o succión sobre las construcciones. Son cargas muy importantes en estructuras de altura considerable o con una flexibilidad elevada, como pueden ser los puentes colgantes. Para medir estas cargas se tienen en cuenta los siguientes factores: velocidad del viento (y la variación que pueda experimentar con la altura), las ráfagas y su magnitud, la forma de la superficie expuesta, la zona en la que se encuentre la construcción.