Viviendas autosuficientes y tecnologías energéticas

Viviendas autosuficientes y tecnologías energéticas

Desde la web de JMBermejo arquitecto nos proponemos abordar dos temas que están de actualidad, como son la eficiencia energética y el diseño inteligente.

En los últimos años, uno de los intereses más importantes a la hora de diseñar un espacio ha sido tratar de lograr un uso adecuado de la energía, así como lograr que tanto la temperatura, como el consumo energético se vean regulados por el diseño mismo de la vivienda.

Algunas de las soluciones clásicas a estos problemas pasan por una buena orientación, que tenga en cuenta las condiciones climáticas y meteorológicas del entorno; así como en el número de vanos y su disposición, que controlará el itinerario de las corrientes de aire, es decir, la ventilación dentro del espacio; además de los diferentes materiales aislantes, tanto en muros como en ventanas y puertas.

En la actualidad, sin embargo, y gracias a las energías limpias, comienzan a surgir tecnologías capaces de llevarnos un paso más allá en lo que respecta a la independencia energética de nuestra vivienda.

Baterías eléctricas domésticas

La nueva batería de Tesla Motors es un ejemplo de ello. Presentada al público hace poco menos de dos meses, la nueva batería tiene como finalidad abastecer a una vivienda de energía eléctrica durante al menos un mes, sin necesidad de hacer uso de la red eléctrica. Toda una revolución, el nuevo producto de Tesla ha sido anunciado por los expertos como la fuente energética del futuro, ya que además posee la habilidad recargarse mediante fuentes ecológicas.

El funcionamiento es el siguiente, la batería es capaz de mayor aprovechamiento y almacenamiento procedente de energía fotovoltaica, y además es capaz de recargarse de forma rápida y segura en puntos de abastecimiento, similares a las estaciones de servicio de hidrocarburos.

Energía fotovoltaica e impuesto al sol

España es además uno de los paraísos climáticos de la energía solar, de modo que las autoridades no han tardado en frenar un posible auge de este tipo de energía aprobando el llamado ‘impuesto al sol’, que al parecer obliga a los productores de energía procedente del astro rey a pagar un tributo al Estado por la energía generada. Este impuesto es poco comprendido fuera de nuestras fronteras, hasta el punto de que la revista Forbes se ha mofado de la medida en un artículo y las autoridades europeas han advertido que no entienden la decisión en un país capaz de producir excedente energético gracias a la energía solar.

Y es que según www.ecoserveis.com, lugares como Cádiz poseen potencial suficiente para producir hasta un 160 % la energía consumida, tan solo utilizando el sol como fuente de energía. Es decir, la mayoría de capitales del sur de España son capaces de producir excedentes energéticos, aunque de hecho lo que tienen es déficit, que se traduce en elevados precios en el coste de la electricidad, debido a la necesidad de las eléctricas de importar la que no son capaces de producir.

Tecnología y voluntad

La tecnología parece estar de parte de los consumidores con la nueva aparición de todo tipo de sistemas aislantes; tecnologías domésticas de bajo consumo, como la nueva iluminación led o los sistemas de calefacción por pellets o bioetanol; así como las nuevas posibilidades de aprovechamiento de las energías renovables (neo-aljibes, aerogeneradores domésticos, baterías de alta capacidad, células fotovoltaicas) etc.

La voluntad de construir una vivienda que aproveche estas posibilidades está en propietarios y diseñadores. Las implicaciones a largo plazo de este tipo de construcciones, no solo tienen que ver con el respeto ecológico, sino que en la mayoría de casos suponen un importantísimo ahorro económico. La posibilidad de crear una vivienda capaz de autoabastecerse energéticamente es el reto del siglo XXI y afortunadamente la humanidad está más cerca de alcanzarlo de lo que parece.