Rehabilitación de casas: La Pérgola

Rehabilitación de casas: La Pérgola

pergola

Rehabilitación de casas: La Pérgola

Cuando queremos rehabilitar nuestra vivienda tenemos que tener en cuenta que todas las estancias y zonas de la misma han de quedar en consonancia. No podemos llevar a cabo una reforma integral de las zonas internas de la vivienda (habitaciones, salón, cocina, baños…) y dejar las fachadas, que son la parte visible de nuestra casa, sin rehabilitar, así como tampoco podemos dejar de cualquier manera las zonas de jardín, en el caso de disponer de ellas.

Es por esto que hoy queremos hablar sobre los trabajos que se pueden llevar a cabo en las zonas ajardinadas sobre todo de los elementos que nos ayudarán a dar forma al mismo. Hoy nos vamos a centrar en un elemento concreto como son las pérgolas.

Estos elementos arquitectónicos no son un descubrimiento del siglo XX, por mucho que para algunos lo haya sido, sino que se vienen usando desde hace muchísimos años, como nos demuestra el propio término que la define, ya que se tiene constancia del mismo desde 1645 en Italia, o el hecho de verlas en jardines naturalistas de estilo inglés que se construyeron en los siglos XVIII y XIX, que les llamaban la atención por la artificialidad natural que transmitían las pérgolas. Los materiales para la realización o construcción de estos elementos, que se pueden utilizar también como elementos estructurales de algunas construcciones, que se han utilizado a lo largo de la historia son bastante vairopintos.
Se han construido pérgolas utilizando los elementos que el jardín aportaba, tales como las ramas, troncos y brotes jóvenes y flexibles de algunas plantas como los sauces o avellanos. Éstos se iban uniendo desde la parte más alta mientras se iban formando unos arcos sobre los cuales se instalaban unos listones de forma longitudinal, permitiendo el crecimiento de plantas trepadoras que, poco a poco, iban cerrando la estructura creada con los brotes para crear un paseo con sombra, dándole frescor y protegiéndolo, parcialmente, de la lluvia.
Hoy en día las pérgolas se construyen con el material que deseemos y no dependemos de las plantas que tengamos en nuestro jardín. Así podemos ver pérgolas de metal con pilares cuadrados o cilíndricos y en la zona del techo listones que permiten el asentamiento y crecimiento de plantas enredaderas, como hacían antiguamente. Estas pérgolas sirven de base o estructura a las plantas que podemos plantar junto a ellas para conseguir la sombra  y el efecto estético que deseamos.
Una de las formas más comunes de construcción de pérgolas, al menos una de las más extendidas y que más suelen gustar, son las realizadas en madera. Un elemento que se ha unido a estas construcciones es el tejado como remate final. En estos casos los listones que suelen utilizarse de base para el crecimiento de las plantas enredaderas se utilizan como soporte para una nueva capa de listones, éstos se usan de base y como recubrimiento, que soportará el tejado final, compuesto de una capa de material aislante, para protegernos tanto de la luz como de la lluvia, y la obra de teja como remate del tejado.

También se pueden utilizar cenadores, que son muy similares a las pérgolas, con la única diferencia de que los cenadores tienen la cubierta completa e impermeable, similar a las nuevas pérgolas que hemos comentado en el párrafo anterior. También se diferencian en el uso al que están destinados: el cenador es un elemento de estancia y la pérgola un elemento de paso.

Otra opción para dar un nuevo aire a nuestro jardín pueden ser las celosías, cuyo único fin es el estético.

Estos son sólo algunos apuntes de los elementos que podemos elegir para la rehabilitación de nuestra casa, en concreto del jardín, pero el abanico de posibilidades es prácticamente ilimitado. Como se suele decir: el límite es tu imaginación.

Proceso de Rehabilitación de Casas

Proceso de Rehabilitación de Casas

tejado-rehabilitacion

Tejado necesitado de rehabilitación.

Es un hecho que nuestras viviendas se van deteriorando con el paso de los años, las inclemencias meteorológicas, etc. En nuestro país casi la mitad de las casas tienen más de 30 años y además están necesitadas de ciertos cuidados.
En general los cuidados más llamativos, o simplemente más necesarios, suelen encontrarse en las zonas exteriores de las casas, ya que en el interior solemos tener más cuidado, o más atención con los desperfectos que se vayan ocasionando en el día a día.
Todos hemos visto, y vemos a menudo, casas con las fachadas en un estado bastante deteriorado, aunque el interior de la mayoría de éstas esté en perfecto estado.

A la hora de proceder a una rehabilitación de cualquier tipo, ya sea interna, externa o ambas, tendremos que tener en una serie de puntos clave para acometer dichos arreglos, según el Colegio de Aparejadores de Madrid.

Lo más importante, como en la mayoría de aspectos de la vida, es la prevención contra los desperfectos o deterioros, es decir, que cuanto más cuidemos, observemos y mimemos nuestra casa menos trabajos de rehabilitación tendremos que realizar y, por tanto, más económico nos resultará, porque tenemos que tener en cuenta que cualquier tipo de reforma o arreglo en nuestra vivienda conllevará una serie de gastos, más allá del mero trabajo a realizar.

En viviendas con más de 30 años de existencia son obligatorias las Inspecciones Técnicas de Edificios (ITE) las cuales serán más fáciles de superar si llevamos un mantenimiento periódico y damos buen uso a la construcción. Esto se nota mucho más en edificios que en casas unifamiliares, costando mucho más trabajo realizar una buena prevención del edificio, simplemente por la cantidad de personas que lo utilizan.

Podemos pensar que esto de la prevención es sólo para algunos, que no todos tenemos que cuidar las edificaciones (esto sucede más en edificios que en casas particulares, pues éstas se sienten como algo más propio que los edificios, de los que sólo sentimos como nuestro la parte en la que habitamos), pero esto es un error, y bastante grande.
El cuidado y la “conservación en buen estado de la edificación mediante un adecuado uso y mantenimiento” es una obligación que viene impuesta en la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE). Con esta y algunas otras afirmaciones en el mismo sentido, la LOE nos está diciendo que nosotros somos responsables del estado de nuestras viviendas, de su cuidado y de su mantenimiento, así como de la rehabilitación en el caso de que sea necesaria.

Una vez llegados al punto de tener que proceder a la rehabilitación de nuestra vivienda lo primero que tenemos que hacer es solicitar la licencia urbanística, además de todas las autorizaciones administrativas necesarias según la normativa y la comunidad, para realizar el proyecto de rehabilitación, que deberá ser dirigido por un arquitecto o arquitecto técnico que se encargará de todas las fases de la obra (materiales, oficios, pagos…), además de haber preparado con anterioridad la rehabilitación de la casa en sí, valorando las necesidades de reparación, sustitución, eliminación… de cada parte de la edificación.

A esta valoración le seguirá la elaboración de un proyecto técnico en el que se reflejan todas las fases de la obra, elemento imprescindible sólo si se van a realizar actuaciones sobre elementos estructurales de la casa, pudiendo así controlar la correcta ejecución de cada una de ellas y llevar, consecuentemente, un control de gastos.

Todas estas actuaciones deberán, en el caso de los edificios, ser anotadas en el Libro del Edificio, para un correcto mantenimiento y seguimiento.

Para la rehabilitación de casas deberemos siempre consultar las posibles ayudas económicas que pudieran estar activas en el momento de la misma.

 

Arquitecto en Murcia: Vivienda de piedra en La Alcayna

 

 

Arquitecto en Murcia: Vivienda de piedra en La Alcayna

Cada día gana más adeptos la construcción en piedra. Esta técnica primitiva consiste en el empleo de un elemento natural, unido con o sin empleo de morteros, las piedras unidas sin mortero emplean la fuerza de la gravedad (a hueso), las uniones con mortero pueden emplear distintos tipos de mortero.

La construcción en piedra está recobrando adeptos en la actualidad, siendo una técnica primitiva que emplea un elemento natural, y que está condicionada por las herramientas y técnicas constructivas. Consiste en la unión de piedras con o sin el empleo de argamasas, y se utiliza para construir viviendas, edificios, muros para contención o aterrazamientos, etc.

La construcción en piedra tiene muchas ventajas, la durabilidad, el fácil mantenimiento, la inercia térmica y acústica. Además, los procesos de elaboración o transformación de piedras, suelen consumir poca energía. La piedra se puede emplear como elemento estructural portante, formando muros de carga, o como revestimiento de cerramientos, exterior e interior. Un aspecto importante es que la piedra es resistente al fuego. Las desventajas de la construcción en piedra están en la lentitud en el proceso constructivo, presencia de humedades, la sobre explotación de muchas canteras, los altos costos.

Hay variedad de aparejos o sistemas de colocación de piedras: sillería, sillarejo, mampostería, sistemas mixtos, etc. La piedra resiste mejor los esfuerzos de compresión que los de tracción, es ideal para muros, más que para planos horizontales amplios y aberturas. Para solucionar este inconveniente, se emplean las cúpulas y los arcos, para que se produzca una buena distribución de cargas.

Dentro de la construcción en piedra, los elementos se pueden trabar por efecto de la gravedad (a hueso), empleando morteros, como el de arena y cal, cemento y arena, etc.

Elementos de la construcción en piedra:

La construcción en piedra puede emplearse para muros, caminería, techumbres, etc.

• Muros: la principal dificultad de esta construcción en piedra, es la irregularidad de la forma de las mismas. Estas construcciones son habituales en el medio rural, y se realizan con materiales del lugar. En la actualidad se construyen para fines decorativos. Las piedras deben seleccionarse pues presentan variedad de tamaños y formas, por lo cual deben ser talladas en ocasiones, para que se acerquen a la forma prismática. Para la construcción en piedra de muros, se coloca en cada metro, una piedra rectangular del ancho del muro, como guía de alineamiento. A partir de allí, se apilan las piedras, recubriéndolas con mortero. Los espacios grandes entre piedras, se rellenan con piedritas pequeñas y mortero. La verticalidad y alineamiento deben ser muy cuidados, pues es muy fácil perderlos. Para mantener la alineación, se coloca un tendido de cuerdas.
• Caminería: la construcción en piedra de un camino, es un elemento decorativo que brinda naturalidad y elegancia al jardín o la entrada de la vivienda. Seleccionaremos piedras calizas o mármoles cortados en lajas de grosor medio, como el Travertino. También pueden utilizarse basaltos, granitos, y areniscas, y el acabado es rústico y no pulido. Estos caminos requieren de mucho tiempo para lograr un resultado armonioso. Es recomendable seleccionar las piezas de modo de no cortarlas. La separación entre piedra y piedra debe ser por lo menos de 10mm. Las lajas se colocan sobre un lecho de mortero y se colocan una a una, y se mantienen a nivel con un listón.

 

En esta nueva construcción que hemos realizado en La Alcayna se han aplicado algunas de estas técnicas, adaptadas a los nuevos materiales, sobre todo en la construcción de la escalera de piedra y maderas.

A continuación podéis ver algunas imágenes de la vivienda construida en piedra por JMBermejo.es

Arquitecto JM Bermejo - Construcciones de Piedra 1

Arquitecto JM Bermejo – Construcciones de Piedra 1

Arquitecto JM Bermejo - Construcciones de Piedra 2

Arquitecto JM Bermejo – Construcciones de Piedra 2

Arquitecto JM Bermejo - Construcciones de Piedra 3

Arquitecto JM Bermejo – Construcciones de Piedra 3

Arquitecto JM Bermejo - Construcciones de Piedra 3

Arquitecto JM Bermejo – Construcciones de Piedra 3

FELIZ VERANO!!!

FELIZ VERANO!!!

 

El equipo que de jmbermejo.es queremos desearos un muy feliz verano 2014. Sí, feliz verano, porque no sólo hay que desear felicidad sólo en las épocas que vienen marcadas (navidad, fiestas…) y ya está, como si no hubiese ninguna otra época para disfrutar y en la que ser felices y como si la llegada del verano no fuera motivo suficiente de felicidad: playa, sol, vacaciones… ¡qué más se necesitas!?

Nosotros vamos a seguir trabajando, continuando con los proyectos que tenemos en marcha, estudiando algunos nuevos, imaginando y creando nuevos diseños para ofrecer a nuestros clientes.

En estos momentos estamos con un proyecto en marcha en la Alcayna, del que os hemos ido avanzando imágenes y alguna cosita, que nos va a hacer sudar en los próximos meses, pero no importa ya que lo principal es que el cliente lo tenga terminado en el plazo acordado y se sienta orgulloso de haber elegido como arquitecto para su vivienda a este estudio.

Comentar también que en nuestro ímpetu por expandirnos, y llegar a cuanta más gente mejor, estamos trabajando en revitalizar las redes sociales, a las que podéis acceder desde nuestra web o desde este mismo blog, para crear un feedback con todos vosotros, que al final sois por los que trabajamos cada día, intentando superarnos y mejorar, con el único fin de satisfacer vuestras necesidades y deseos.

A los que os vais de vacaciones: DISFRUTAD, a los que no tenéis, o aún no han llegado:PACIENCIA y a los que ya las habéis disfrutado: ÁNIMO (que un año se pasa volando… jeje)