El futuro de la construcción

El futuro de la construcción

 

Uno de los objetivos comunes a toda la humanidad es el de controlar el futuro, en mayor o menor medida, en cada uno de los momentos que forman nuestra vida. Este hecho es plausible desde los más nimios detalles (que no se nos queme la comida al cocinarla, por ejemplo) hasta los más grandes y complejos, como fue el lanzamiento de la estación espacial internacional, fruto de la colaboración de varios países para tener un laboratorio espacial.

Este deseo de dar forma a lo que está por venir, común a todos y cada uno de nosotros, se basa en que esperamos que el resultado de este control se vea recompensado en el momento de obtener el resultado, esperando que sea éste el que nosotros hubiéramos propuesto.

Pero esto sólo es posible si el resultado, única y exclusivamente, depende de una serie de relaciones causales, lo cual no siempre sucede. Según todo esto podemos resumir las formas de construir el futuro en tres:

  1. La construcción causada de nueva realidad.
  2. Nuevos estados que acontecen fortuitamente.
  3. Los estados futuros que surgen de la nada.

En el mundo de la arquitectura la visión del futuro es algo menos compleja, no mucho, y, cada vez más, las nuevas generaciones se están poniendo de acuerdo en esta visión: las edificaciones sustentables.

Esto se debe sobre todo al tema del calentamiento global, que, como no puede ser de otra manera, afecta a la construcción de manera significativa.

Uno de los puntos que más  influyen en materia de sustentabilidad es la impermeabilización, que ayuda a que las construcciones no se deterioren además de a que sean sustentables. “Antes la impermeabilización no se tomaba mucho en  cuenta, sin embargo hoy en día los arquitectos e ingenieros saben que es muy relevante ya que influye directamente en la sustentabilidad y eficiencia de un edificio” explicaba Roberto Misle Misleh, subgerente de la empresa Cave SA.

Una de las medidas para conseguir esta sustentabilidad son los llamados techos verdes. Éstos reducen el flujo de agua y consiguen retener hasta un 75% del agua de lluvia, aliviando la presión en la infraestructura de los drenajes, reducen también el consumo de energía gracias a su capacidad de aislamiento que puede llegar a reducir el promedio de las temperaturas en una ciudad. Además son una protección para el sistema impermeable al protegerlo de los rayos UV del sol.

El futuro de la construcción

Techos Verdes para viviendas sustentables

“Los techos verdes disminuyen la emisión de dióxido de carbono; contribuyen para la aprobación de las certificaciones verdes; ayudan a la aislación acústica; son estéticamente hermosos y por las razones descritas anteriormente pueden  incrementar el valor de la propiedad hasta en un 15% al proveer un activo valioso al edificio y sus usuarios” afirmó Misle.

Vienen nuevos tiempos, nuevas tendencias, y los arquitectos tenemos que estar siempre a la vanguardia de la técnica para hacer de nuestras construcciones ejemplos de modernidad, desarrollo, eficiencia y sostenibilidad.

 

Casas Submarinas

Casas Submarinas, sólo para algunos

 

Casas Submarinas

Casas Submarinas

– Cuestan a partir de 7,5 millones de euros

– La legislación que las regule está por ver

– Originales y tranquilas

 

Todavía es una idea en desarrollo, pero aquellas personas que estén, como el capitán Nemo, cansadas de la vida terrestre, ‘sólo’ necesitarían unos 7,5 millones de euros para encargar la construcción de una vivienda submarina. Ahora ‘sólo’ falta conocer la legislación que regirá esta novedosa iniciativa inmobiliaria.

La empresa estadounidense US Submarine LLC, con más de 20 años de trabajo en el diseño acuático, sostiene que sus avances en ingeniería le permiten edificar casas bajo el agua.

Su superficie puede llegar a abarcar unos 340 metros cuadrados

Una casa H2Ome, como la compañía ha bautizado a sus Atlántidas personales, se encuentra a unos 12 metros de profundidad y su superficie abarca unos340 metros cuadrados. Se accede a ella sin necesidad de un traje de buzo o de un descompresor y, gracias a sus paneles de Plexiglas (polimetilmetacrilato) se pueden observar los corales, las algas y los peces desde el sofá.

Su construcción se realiza a través de módulos fabricados en tierra. Las partes se trasladan mediante un puerto flotante para su montaje y ensamblado en el emplazamiento, donde les esperan unos pilares que sostendrán la estructura final.

Dos días después de su instalación, la vivienda está lista para sus propietarios, con su cocina, su baño y su salón amueblados. Una plataforma sobre las aguas con un helipuerto privado permite el acceso a las profundidades, a las que se baja a través de un tubo que puede tener un ascensor o una escalera de caracol.

El coste estimado de una de estas obras de ingeniería es de 7,5 millones de euros, pero puede variar por su emplazamiento, su acceso, su disponibilidad para obtener servicios desde tierra y el nivel de lujo deseado por el cliente.

Una nueva vida en el fondo del mar

US Submarine es pionera en adaptar los dominios de Neptuno a la vida humana y no tiene miedo a mojarse cuando habla del futuro: “¿El primer casino del mundo en el fondo oceánico de Taiwán? Sin problema. ¿El primer banco bajo el mar? ¿Una oficina en el lecho marino de Mónaco? En US Submarine, tenemos la experiencia y capacidad para añadir tu nombre a la exclusiva lista de los ‘primeros’ del mundo”, expresan en su web.

La empresa que las apadrina ha diseñado uno de los primeros hoteles submarinos del mundo en las islas Fiyi

De hecho, esta empresa es la responsable del diseño conceptual del Poseidon Undersea Resort, en las islas Fiyi: uno de los primeros hoteles submarinos del mundo. La estructura la compone un pasillo central cilíndrico al que se unen las habitaciones, que son cápsulas. Aparte, tras su carcasa esconde más perlas, como dos spas de lujo, una librería, un bar-restaurante y una capilla de bodas.

Las construcciones submarinas prometen ser cada vez más numerosas y, de momento, hay un buen número repartidas por el globo. Ejemplo de ello es un restaurante en las Maldivas, un museo con las obras a la ‘intemperie’ en Cancún o, para terminar, una de las rarezas más llamativas de los siete mares: un club de striptease(ahora abandonado) en la costa de Israel.

 

Arquitectura: Nuevas Tendencias

Arquitectura: Nuevas Tendencias

Arquitectura: Nuevas Tendencias

Arquitectura: Nuevas Tendencias

Las nuevas tendencias en arquitectura, expresan la cultura del capitalismo multinacional, en la que el capital, ha abolido la particularidad, y el valor de uso ha sido superado por el valor de cambio. Sin embargo, la arquitectura, no puede verse de una manera semejante en países del Centro y en países de la Periferia; existen grandes diferencias de tipo económico, social, cultural, de mercado, etc.

Siempre ha existido y siempre existirá una dependencia de muchos tipos, y en este caso de tendencias arquitectónicas. Las nuevas tendencias han surgido en países Centro y han influenciado hasta la imitación a los países Periferia; no resulta fácil liberarse de sus influencias. Sin embargo, la misma estructura económica que propicia esta influencia cultural, es la misma que impide su desarrollo, ya que los factores que propician (economía, política, etc) estas tendencias, son totalmente diferentes, y llegan a la proyección de un producto ajeno, diverso, contradictorio, caro, e inviable para los países Periferia.

Hoy día, son numerosos y complejos los problemas que aquejan a la arquitectura, en un mundo globalizado, donde la economía y la política, tienen mayor peso, que las estructuras sociales y culturales. Estas discrepancias nos llevan a una crisis en arquitectura. Muchas y algunas que considero importantes son: En la arquitectura global, existe un hecho, la de fenómenos globales proyectados al estrellato en su personalización en una cincuentena de figuras, arquitectos famosos, triunfadores al estilo Hollywood. Con el reconocimiento de la exaltación de su personalidad pública.

El aspecto más relevante, es el mercado, detrás de él están manipuladores que gobiernan las finanzas y políticas de casi todos los países del mundo. Aquí la arquitectura es lo de menos, lo importante es el movimiento especulativo de capitales, construir por construir sin un propósito firme y concreto de uso, sin objetivos definidos y claros. Devaluación de la apreciación de la arquitectura y del arquitecto por parte del sector privado y de la administración pública.

El abandono por parte de los profesionales de sus objetivos sociales y culturales, y la visión economicista, ultraliberal y competitiva que preside irracionalmente toda la actividad productiva, aplicada al campo de la creación arquitectónica. En construcción hay una caída de la calidad y por consecuencia, una reducción de la edad de vida de las viviendas desde el actual de setenta años o más hasta los veinte años. La bajada de la calidad se estimula para propiciar, un incremento del consumo energético. En el futuro se trata de construir mal. Proliferación de manierismos individualistas, en búsqueda de la originalidad. El estilo es el mismo artista. Los determinantes políticos y culturales configuran un marco en el que hacer arquitectura en condiciones profesionales dignas es imposible.

Vimos un mundo dominado por la información y el capital , factores que operan en un estrato superior al de la política. No reconocen fronteras ni toman en cuenta los problemas humanos, produciendo sobreabundancia de lenguajes de comunicación. Las consecuencias no sólo es la degradación y el desprestigio de la profesión, si no existencia de una arquitectura ajena a la sociedad y a los individuos, lejos de su tiempo y espacio.

(Articulo enviado por: Arq. Aída Barrera Álvarez)

Via