Dúplex, Pros y Contras

Dúplex, Pros y Contras

Disponemos del doble, el triple y, a veces, incluso cuatro veces más espacio que en otro tipo de viviendas, una gran ventaja sobre otros tipos de construcciones, pero la escalera, imprescindible en las viviendas tipo dúplex, es un obstáculo insalvable para una gran mayoría de consumidores.

duplex-apartment-interior-by-slade-architecture-4

Dúplex, Pros y Contras

 

 

Muchas veces hemos escuchado la expresión “no es oro todo lo que reluce” aplicada a los más variados temas de discusión o debate, pero en el caso que nos ocupa es una expresión necesaria.

Las ventajas de este tipo de construcciones son muchas pero también las desventajas. Entre las características más positivas y preferidas entre los consumidores encontramos el tamaño, tenemos mucho más espacio que en otras construcciones que ocupan más espacio en terreno, algo que se ha explotado mucho por los promotores y constructores ya que en el mismo espacio en el que hubieran construido una casa unifamiliar de 120m2 se pueden construir como mínimo dos dúplex con la misma cantidad de metros construidos. La gran diferencia entre los dos ejemplos anteriores está, como hemos comentado al principio, en la distribución del espacio. En este ejemplo de casa frente a dos dúplex podemos encontrar otra de las grandes diferencias entre una casa y un dúplex: el ruido. Mientras que en una casa unifamiliar no tenemos vecinos que nos “amenicen” las tranquilas tardes e incluso noches con los típicos movimientos de muebles a horas intempestivas, gritos, música… en un dúplex es algo que está a la orden del día. Las divisiones que se realizan en este tipo de viviendas suelen ser de tabiques de ladrillo, a nuestro parecer, demasiado pequeño, sin dejar, en muchos casos, la pertinente cámara de aire para el aislamiento acústico e incluso térmico, por lo que es típico escuchar a muchos propietarios de dúplex quejarse de que “parece que el vecino lo tenga dentro de casa”.

Pero el mayor de los problemas o la mayor de las trabas para decidirse por un dúplex es, ha sido y será la escalera.

Son varios los problemas que plantea el tener una escalera dentro de casa. El principal de ellos es sin duda la limitación de movimiento que produce. Para un perfil de comprador de estas viviendas de pareja joven, sin hijos, puede ser una buena alternativa pues no encuentran obstáculo en tener que subir y bajar la escalera todos los días varias veces. Lo que sí pueden llegar a considerar como un inconveniente es la cantidad de metros que resta a la vivienda, aunque se hayan ganado en las diferentes alturas que se hayan construido.

Para una pareja de edad más avanzada, y si además tienen hijos, la escalera se muestra como un obstáculo mayor, como más cuesta arriba. Si consideramos que cuanto más mayores somos más nos va a costar subir y bajar la dichosa escalera, es un factor determinante en muchos casos para no adquirir una vivienda así. Si a esto le añadimos el tema de los niños, dependerá también de la edad de éstos, la escalera se convierte en una cumbre comparable a los míticos ochomiles de la escalada, sobre todo por la dureza si son niños pequeños que tienes que subir y bajar en brazos, con el consiguiente esfuerzo extra a realizar.
En este punto hay que decir que al igual que se considera una desventaja o hándicap el tener la escalera también se considera una gran ventaja el poder tener la habitación de los niños en una planta diferente a donde los padres realizan la vida, es decir que pueden acostar a los niños y quedarse cenando o viendo la tele tranquilamente, disfrutando cada uno de un ambiente totalmente diferenciado.